Especialidades podológicas 

en San Cristóbal de la Laguna y La Orotava

ESPECIALIDADES PODOLÓGICAS

PODOLOGÍA INFANTIL

La edad ideal para realizar un estudio biomecánico es a los 4 a 5 años de edad, salvo que se observe en el niño cualquier malformación acusada o síntomas de inestabilidad como caídas habituales.Realizando un correcto estudio biomecánico y un tratamiento adecuado, se puede prevenir multitud de lesiones en la edad adulta.

Los principales motivos de consulta en los niños son:

  • Pies valgos
  • Pies planos, flexibles, semiflexibles, rígidos.
  • Dolor en talón.
  • Caminar de puntillas o caminar con los pies hacia adentro.
  • Inestabilidad al caminar.
  • Uñas encarnadas.
  • Verrugas plantares.

Una revisión podológica en edad temprana es el paso previo para detectar un posible problema podológico tanto en niños como en adultos. Gracias a una exploración por parte del podólogo y la realización de varias pruebas diagnósticas, se consigue descubrir problemas que podrían afectar no sólo a los pies, sino también a las rodillas, espalda o caderas.

Además de diseñar y fabricar plantillas ortopédicas personalizadas en los casos necesarios, se realizan pautas de ejercicios individualizados que permiten potenciar y/o estirar determinados grupos musculares para conseguir el objetivo marcado. La forma de pisar de un niño le va a condicionar tanto en su rendimiento deportivo como en su correcto desarrollo psicomotriz.

PODOLOGÍA GERIÁTRICA

Los servicios de podología en la tercera edad resultan esenciales para paliar las patologías que aparecen con el paso del tiempo y mejorar la calidad de vida de las personas mayores. Los pacientes de la tercera edad necesitan cuidados y tratamientos podológicos habituales y periódicos.

PIE DIABÉTICO

Con el paso del tiempo las personas con diabetes pueden desarrollar una pérdida de sensibilidad nerviosa (neuropatía), sobre todo en las extremidades inferiores (hormigueo, calambres, ausencia de sensación al frío, calor o dolor), problemas vasculares, movilidad articular limitada y zonas con aumento de la presión plantar, que hacen que los pies tengan más riesgo de sufrir heridas e infecciones complicadas de curar y que pueden complicarse.

Los pacientes con pie diabético necesitan cuidados y tratamientos podológicos habituales y periódicos. En la consulta además de realizar la quiropodia, se realiza la exploración vascular y el seguimiento de las lesiones con úlceras para su control y tratamiento.

CIRUGÍA UNGUEAL

La cirugía podológica consiste en el diagnóstico, tratamiento y corrección definitiva de aquellas malformaciones y enfermedades congénitas que aparecen en los pies.

Este tipo de cirugía cuenta con un postoperatorio rápido, cómodo y muy satisfactorio, ya que ofrece a los pacientes la posibilidad de incorporarse a su actividad diaria en un periodo de tiempo muy reducido.
Entre los tratamientos quirúrgicos que tratamos en la clínica se encuentran la cirugía de las uñas encarnadas y la cirugía de deformidades de los dedos.

Cirugía uña encarnada

Las uñas cumplen la función de proteger la parte superior de los dedos frente a agentes externos o golpes. Es común que aparezcan problemas originados por el crecimiento de la uña debido a su mal estado u ocasionados por otras enfermedades que tienen efectos directos en ellas. Las uñas encarnadas se deben a un crecimiento irregular de la uña que se extiende por los laterales de los dedos, incrustándose en la piel. Normalmente, viene acompañado de molestias, dolor al andar y de infección. El tratamiento consiste en desinfectan la zona a tratar y retirar la espícula o parte de la uña que está ocasionando el dolor con un procedimiento quirúrgico.

El procedimiento quirúrgico consiste en la extracción total del lateral afectado de la uña, eliminándolo hasta la matriz ungueal, y garantizando la no reproducción de la espícula que se clava. La cirugía es ambulatoria, sencilla, y con anestesia local.

Cirugía de deformidades de los dedos

Los dedos en garra son una deformidad que se produce en los dedos del pie, debido a que la articulación metarso-falángica se estira de manera excesiva y las articulaciones de la parte media y externa se flexionan.

La mayoría de los pacientes que padecen este problema utilizan calzado inadecuado que comprimen los dedos como son los zapatos de tacón, de punta muy estrecha o muy ajustados, que producen un desequilibrio en los tendones y músculos del pie favoreciendo la formación de esta deformidad.

La cirugía de los dedos en martillo o dedos en garra se recomienda cuando el dedo es rígido (la deformidad ya no se reduce), y el paciente presenta molestias al caminar y con el calzado, al existir un roce y una callosidad en los pies.

El podólogo recomienda el calzado y los tratamientos más adecuados para solucionar el problema de la deformidad en los dedos, por ejemplo: la cirugía o el uso de plantillas personalizadas, además de ejercicios de estiramiento de los dedos afectados.

¿Necesita más información acerca de nuestros servicios clínicos? Contacte con nosotros

© 2020 Juan Heriberto Franquis Todos los derechos reservados
Producido por BeeDigital